Radiografía de la Sanidad postpandemia: del ‘shock’ a la digitalización de la asistencia al paciente

Cuando se cumple un año del inicio de la peor crisis sanitaria del último siglo, los principales agentes de la Sanidad privada en la provincia se han reunido con Alicante Plaza para hacer una radiografía de la situación del sector tras este shock que, ahora sí, se puede analizar con cierta perspectiva. Los centros hospitalarios, las aseguradoras médicas y los proveedores de material sanitario llevan doce meses realizando un esfuerzo titánico para garantizar la atención al paciente y reconducir la situación lo antes posible. En este foro —moderado por el director del diario, Miquel González—, que ha contado con la colaboración del Grupo Farmaquivir y que se ha llevado a cabo en Hospes Amérigo, los especialistas han hecho recuento del daño sufrido, pero también han anotado los logros alcanzados y han dibujado el escenario que está por venir en el futuro próximo.

“Ha sido muy duro y hemos sido todos muy novatos, pero este ejercicio ha sido soberbio en el ámbito hospitalario y se ha demostrado que lo que hay en la Sanidad privada es un elenco de primer nivel”, apuntaba Carlos Yago, gerente de hospitales Vithas en la Comunitat Valenciana y Cataluña. Según explicaba, esta crisis ha supuesto “un ejemplo absoluto de que todo puede ser tratado de manera excepcional en el ámbito privado”, poniendo además el acento en la acumulación de factores que complicaban la situación. “El paciente venía enfermo, pero también asustado, así que no solo hemos tenido que ser buenos y rápidos, sino también consejeros espirituales que daban apoyo emocional y psicológico”, afirmaba Yago.

“Teníamos que reinventarnos continuamente”, confesaba el director médico corporativo de IMED Hospitales, Alfonso Pérez, quien considera que el sector privado sale reforzado de todo esto. “Hemos generado confianza”, sentenciaba, al tiempo que aseguraba que también ha sido una oportunidad para potenciar este sector, en donde aprecia un cambio d el perfil del paciente. “Ahora se prioriza la seguridad antes que la rapidez”, afirmó. Una línea que apoyaba Amancio Marín, director médico de QirónSalud Torrevieja. “Hemos demostrado fortaleza y estar al lado de la sociedad, por lo que se va a generar una fuerte demanda para disponer de cobertura privada”, predecía.

En ese sentido, los datos arrojados en el debate parecen confirmar la teoría, ya que los seguros han experimentado un crecimiento del 5% en el último año. Lo que demuestra un incremento del valor que le otorga el paciente a este servicio. Sin embargo, Marín apuesta por no quedarse ahí y adelantarse a las futuras demandas que, según sospecha, vendrán derivadas del sufrimiento emocional que ha supuesto este drama. “El impacto en la salud emocional tiene consecuencias en el bienestar; habrá que ser proactivos y escuchar, para adelantarnos a la nueva realidad con las nuevas formas de trabajar”, sentenció.

Javier Coterillo, presidente de Grupo Farmaquivir, apuntó la urgencia por recuperar la normalidad en la venta libre de distribuidores como las cooperativas, mayoristas y farmacias de a pie, quienes abastecen de mascarillas y medicamentos. “Este ámbito se ha visto muy afectado y hay 22.000 farmacias pasándolo muy mal porque la venta libre se ha ido al canal online”, describe. Por lo que, insiste, los esfuerzos se centran ahora en lograr un cambio de tendencia recuperando el valor añadido que supone la atención personalizada al cliente.

Concha Giner, directora médica de HLA Visthaermosa, destacó la “sensación de hermandad,” que se generó con el trabajo en equipo, volviéndole a dar a la sanidad esa familiaridad que se había perdido. “Quien ha estado en un hospital en ese momento no lo va a olvidar nunca. Enfermos solos y asustados. Una unión que se ha trasladado también a las direcciones de los centros hospitalarios. “Las direcciones verticalizadas también han cambiado y ahora funciona con todos a una”, apunta.

Una de las cosas que caracteriza al grupo Ribera Salud es que gestiona hospitales públicos y privados. “El tensionamiento de la pandemia nos llevó a plantearnos tres retos: afrentar la covid, afrentar el resto de los pacientes sanitarios y adelantarnos”, explica Javier Palau, director de proyectos del grupo. En su caso, gestionan el hospital de Torrejón, el primero en España con casos de covid-19, llegando incluso a tener hasta 300 pacientes ingresados. “Eso nos hizo ser muy rápidos y nos sirvió para adelantarnos en las compras de material (con una tasa seis veces menor de contagios) y contratar a más de 500 profesionales en todo el grupo”.

Francisco Hugo Maestre, director médico de ASISA Alicante, recuerda como el sector del seguro renunció ipso facto a la cláusula de pandemia. “Esto permitió que el sistema no colapsase, gracias al trabajo para ese mantenimiento de pólizas”, afirma. “Se hizo un esfuerzo para que se mantuviese la atención y no se perdiesen las pólizas, así que mucha gente ha decidido mantener su seguro de salud, lo que indica que el sector privado tiene una gran implantación en el país”, apunta.

“Las compañías hemos demostrado nuestro compromiso con la sociedad atendiendo y manteniendo nuestros precios”, recuerda Rodolfo Salinas, director médico de Adeslas Alicante. Sin embargo, todavía no está todo hecho “A nivel organizativo hemos tenido muchas necesidades que hemos tenido que ir cubriendo, pero, afortunadamente, la inmensa mayoría ha tenido una labor encomiable”, destaca Álvaro Bernabéu, director de Sanitas en Alicante y Murcia. “Aunque no estamos ni mucho menos al final de la pandemia y hay una nueva realidad a la que hay que adaptarse”, sentencia.

Hospital sin papeles y digitalización de la asistencia

Esa nueva realidad pasa forzosamente por la digitalización de los procesos en un hospital ‘sin papeles’ que ahora va un paso más allá y digitaliza la atención al paciente y la farmacología. “Hoy ya no se necesitan papeles, es parte prioritaria de nuestro ADN y eso ha mejorado los procesos internos generando además una mayor calidad en la atención y la seguridad del paciente”, afirma Alfonso Pérez, que cuenta como en IMED Hospitales han creado una fundación para generar formación e innovación en este sentido. Pone como ejemplo, en esta situación, la gestión de las pruebas PCR. “Había psicosis y la gente no podía ir a los hospitales, así que creamos unos procedimientos para pedir cita y no generar cola, donde se tomaba la muestra y se iba notificando el proceso de esta, vía sms, hasta enviar los resultados”, describe. Un protocolo que ha generado seguridad, tranquilidad y calidad en la atención.

“La era digital ha llegado para quedarse”, sentencia Javier Coterillo, quien asegura que desde Farmaquivir apuestan por la interacción del paciente desde las apps, creando sinergias con empresas tecnológicas. “Trabajamos con farmacias que optan por la telemedicina, desde donde el farmacéutico está haciendo consultas porque los centros de salud están colapsados”, explica. Por eso promueven la salud preventiva basada en los cinco factores de riesgo silenciosos, aportando información desde apps para no colapsar la atención primaria.

“Hemos desarrollado el hospital digital”, afirma Amancio Marín, quien, según explica, cada día tiene más desarrollo el portal del paciente de QirónSalud, por su accesibilidad inmediata con resultados analíticos en tiempo real. Un modelo que han trasladado también a los trabajadores. “Tenemos portal del trabajador con información personalizada. Sabíamos que había que andar ese camino, y eso se ha adelantado”.

“La rapidez y eficiencia que ofrece la digitalización beneficia al paciente, pero también a las empresas, porque permite el manejo de la información y que lo que antes era muy costoso sea más sencillo”, describe Carlos Yago, aunque tiene clara la prioridad para Vithas. “Hay que poner el foco en el paciente y ver qué es lo que mejora en la atención del paciente”.

“Esto iba a cámara lenta, pero se ha convertido en realidad de inmediato, porque lo que llevábamos mucho tiempo concretando con miles de proyectos, se ha hecho efectivo en un instante”, recuerda Concha Giner, quien destaca el poder que tiene la información en esta cuestión y la importancia de que esta sea accesible. “La única manera de tener la información de forma útil es tenerla en un sitio en el que todos tengamos acceso”, apunta. Con todo, la directora médica de HLA Visthaermosa pide calma en el fervor de lo digital. “Debemos conservar la parte analógica para mantener la relación con aquellos pacientes que no manejan la digitalización. No podemos obsesionarnos con que la digitalización es lo ideal”, sentencia. Vías eficaces y seguras también en lo analógico para no abandonar a esos pacientes. “No debe ser excluyente; tenemos que convivir con las dos cosas”.

“Lo que ha pasado en estos momentos es que se ha producido una aceleración y ahora estamos consolidándolo”, aclara Javier Palau. “Teníamos muchas herramientas y ahora ha aumentado mucho su uso a través de las teleconsultas, que han funcionado muy bien y han crecido un 300%, lo que nos permitía ser más eficientes para atender otras patologías”, recuerda el director de proyectos de Ribera Salud, desde donde trabajan, además, con modelos predictivos que les permiten adelantarse mediante la probabilidad. “Nos facilita la planificación y es muy útil en la pandemia con estos estudios previos”, añade. De hecho, estas nuevas vías de atención al paciente han permitido afrontar la escasez de profesionales que se ha producido. “Hemos desarrollado un anillo radiológico para diagnosticar desde cualquier parte de España”, cuenta Palau.

“Esto no es nuevo en Hopital Clínica Benidorm, pero sí es más importante”, apunta Fernando Sánchez, quien asegura que la consolidación del cambio real irá en paralelo a la madurez digital de la sociedad. “Lo que ahora sí acepta todo el mundo es la disponibilidad de los datos. Eso sí es algo muy aceptado, pero, en temas asistenciales, falta mayor aceptación”, explica. Para lograrlo, Rodolfo Salinas, pone el acento en el refuerzo de esos canales digitales como son la consulta telefónica y por videoconsulta, la receta electrónica o la plataforma de salud y bienestar de Adeslas Alicante.

Francisco Hugo Maestre, por su parte, asegura que no va a desaparecer la consulta física “porque los médicos necesitamos ver a nuestros pacientes”, pero sí cree que van a convivir las dos fórmulas. “Por ejemplo, en ASISA implantamos un sistema nacional para que cualquier asegurado pudiera tener consulta con especialistas que no estaban en su localidad, para que los asegurados tengan la misma o mayor calidad”, describe.

En esta digitalización que llegó de golpe, el que no estaba preparado tuvo que adaptarse. “En Sanitas somos pioneros desde 2016, pero se han multiplicado las videoconsultas”, afirma Álvaro Bernabéu. La medicina está yendo un paso más allá a través de aplicaciones que permiten monitorizar a pacientes en casa, lo que ayuda a prevenir y dar soluciones inmediatas. “Los hospitales no van a tener la figura que tienen hoy en día porque habrá mucha más colaboración con el paciente en casa”, augura, y apuesta por lo que denomina una ‘solución diaria’ o disponer de un ‘médico en el bolsillo’. En ese proceso, la digitalización es fundamental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *